Obligatoriedad de contar con desfibrilador en espacios públicos.

La iniciativa tiene por objeto la respuesta inmediata ante un evento de emergencia médica provocada por paros cardiorespiratorios en espacios con concurrencia masiva de personas, sean éstos públicos o privados.

Es fundamental que la víctima de un paro cardiorespiratorio a consecuencia de una fibrilación auricular sea atendida con un desfibrilador en el plazo máximo de 5 minutos. Dado que la mayoría de los casos ocurren fuera del ámbito hospitalario, sólo es posible salvar estas vidas si disponemos de una buena red de espacios cardio-protegidos con desfibriladores que puedan ser utilizados por personal no sanitario capacitado en Primeros Auxilios y RCP.

Es importante señalar, que no solo personal de los establecimientos pueden utilizar estos desfibriladores, sino también toda persona que esté en condiciones de ayudar en caso de emergencia, solamente siguiendo las instrucciones que acompañan el equipamiento de resucitación cardiorespiratoria.

Por motivos lógicos de seguridad, estos equipos son guardados bajo llave, provocando que  sólo personal del establecimiento y/o evento donde ocurra la emergencia, haga uso de ellos. Es por esto la importancia de contar con personal capacitado y con el correcto equipamiento para actuar ante esta desfavorable eventualidad.

Asimismo, es primordial disminuir el umbral de personas y aumentar la disponibilidad de equipos en espacios con una aglomeración de público media diaria que alcance o supere las mil (1000) personas, ya que se pueden presentar más de un evento a la vez.

Es responsabilidad de nosotros, los ediles, velar por la seguridad de los ciudadanos que representamos en este HCM, tanto en los espacios públicos como en los privados.