Registro de Femicidios y de Homicidios agravados por el Género.

Propusimos, y aprobamos en el Concejo Municipal la creación de un “Registro de Femicidios y de Homicidios agravados por el Género”, en el ámbito de la Municipalidad de la Ciudad de Santa Fe.

En el año 2012 mediante la ley 26.791 se reformó el código penal argentino, introduciéndose como agravantes del homicidio la figura del femicidio, quedando la muerte de una mujer a manos de un hombre, cuando ésta es resultado de la violencia de género.

El artículo 7 de la Ley nacional N° 26.485 – Ley de protección integral a las mujeres – establece que para garantizar el cumplimiento de los fines previstos en esa ley, los tres poderes del Estado, sean del ámbito nacional o provincial, deben adoptar medidas necesarias para sensibilizar a la sociedad, promoviendo valores de igualdad y deslegitimación de la violencia contra las mujeres, obligación que – sin duda – se extiende a los gobiernos municipales.

En el marco de los compromisos y obligaciones contraídos por Departamento Ejecutivo Municipal de la ciudad de Santa Fe en materia de género, surge la necesidad de adoptar todas las medidas que resulten necesarias para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. Cabe destacar que en el Presupuesto del año en curso se decidió  jerarquizar el área de la mujer, estableciéndose la presencia de la  perspectiva de género en todas las áreas del municipio, a través del Programa Mujeres y Disidencias.

Para el desarrollo de políticas públicas en la materia resulta necesario, en primer término, diseñar programas de sistematización de datos tendientes a conocer la realidad de los casos con  información de calidad y obtenida a tiempo. En función de ello, es necesario proceder al diseño de estrategias de registro, sistematización y seguimiento en la materia.

Es imprescindible contar con bancos de datos y estadísticas que permitan conocer la magnitud de la problemática de femicidios en la ciudad de Santa Fe.

En este sentido, la creación del Registro apunta a recabar información cuantitativa y cualitativa de cada hecho, de manera de acceder directamente a la trama interpersonal e institucional que desencadena el femicidio, es decir no sólo comprender el funcionamiento vincular sino principalmente la existencia o no de políticas públicas que pudieran haber intervenido en dicha causa.